Guerra comercial, mayor riesgo global y de México: OCDE

34

 

El principal riesgo para México y para el mundo tiene que ver con el entorno internacional y el debilitamiento del comercio ante las medidas proteccionistas, dijo el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría.

“Se está debilitando la corriente de comercio internacional y de inversiones, en virtud del impacto que están teniendo las medidas proteccionistas y luego de la respuesta de los otros que suben los aranceles, eso está generando incertidumbre, está haciendo que a nuestra proyección le quitemos casi un cuarto de punto al crecimiento económico mundial, en lugar de casi cuatro por ciento, está en 3.7 por ciento para 2019”, dijo en su visita a México.

Explicó que ese contexto hace que las inversiones se detengan por la falta de claridad ante la imposición de aranceles. “Muchas inversiones se han diferido en todos lados”, indicó.

Gurría dijo que en México el tema de la resolución del Tratado con Estados Unidos y Canadá es un factor positivo que resta incertidumbre.

“En un mundo donde hay tensiones comerciales, el hecho que se renueve un acuerdo donde los aranceles son prácticamente cero, da tranquilidad y también la atracción de inversiones para que se use a México como plataforma de inversión y de aquí exportar al resto del mundo con los acuerdos comerciales que el país tiene”, apuntó.

Por otra parte, sugirió que la prudencia fiscal continúe en la próxima administración federal, dado que los mercados son menos pacientes con economías como la de México.

“En México tenemos que tener presente que nos debemos esforzar más en virtud de que venimos de atrás y no hace muchos años atrás nos metimos en muchos problemas de endeudamiento excesivo. Por nuestro propio beneficio, tenemos que recordar nuestras propias experiencias”, señaló.

Agregó que está “en un buen lugar y ahí nos debemos quedar, pues los mercados le tienen menos paciencia a México, de la que le tienen a Alemania o a EU”.

FUENTE: EL FINANCIERO