Reforma aduanera abre la puerta a la discrecionalidad: experto

65

TIJUANA.- La reforma aduanera que entrará en vigor a finales de 2018 contiene elementos que abren la puerta a la discrecionalidad pues no están debidamente regulados a pesar de que la nueva ley ofrece más garantías a las empresas que se dedican a este ramo, aunque también más controles, afirmó el especialista en materia de comercio exterior, Juan Antonio Barragán.

“El legislador lamentablemente hace unas adecuaciones que no vienen acompañados a certeza jurídica al destinario de la norma que en este caso es la comunidad de comercio exterior en donde se les obliga a cumplir con cierto tipo de obligaciones, pero no les dice como, lamentablemente este tipo de normativa, de reforma, no es la primera vez que la vivimos, deja en un estado de incertidumbre a importadores y exportadores y esta discrecionalidad la vemos aplicada todos los días, llegan las autoridades y te sancionan, afectando el patrimonio de los importadores y exportadores, pero también recordemos que aquí tiene mucho trabajo el ejecutivo, deben de aclarar esta clase de deficiencias en la norma a través de la publicación de la reglamentación”, indicó.

El experto explicó que en la reforma también se confirma la evolución tecnológica que se vive actualmente en las aduanas mexicanas, mediante la inclusión de mecanismos electrónicos que fueron incluidos en el proyecto legislativo y que resultan elementales para la correcta operación de las mismas.

“Aquí se les da mayor certeza, una mayor oportunidad de replantearse sus negocios, les da una orientación a la formalidad para que sean más formales de lo que ya son y me parece que muchos ya están alineados a la reforma, muchas agencias aduanales ya están tomando este tipo de precauciones, ya son sumamente formales, faltan muchos otro y me parece que esta reforma los va a traer para que caminen en un terreno mucho más firme y serio para todos sus clientes”, comentó.

Asimismo, consideró  que la guerra arancelaria que se ha desatado entre Estados Unidos y México tensan las negociaciones del TLCAN,  y genera un riesgo para ambas naciones de ser sancionados por el árbitro en materia de comercio internacional.

“México reaccionó, es una medida recíproca con medidas equivalentes porque aumentaron los aranceles y ahora resulta que el afectado es Estados Unidos y va a la OMC quejándose de estas medidas equivalentes impuestas por México en razón de esta guerra comercial que inicio Estados Unidos, pero son medidas de presión que no nos llevan a nada porque lo único que nos lleva es inflación que le va a pegar a los bolsillos del consumidor al encarecer los precios de las mercancías y me parece que puede afectar la negociación con TLCAN, algo que tampoco le beneficia a nadie. Si hay un riesgo, pero nos lo tendrán que conceder a nosotros, los dos nos fuimos a quejar de lo mismo, por eso esta guerra no lleva a nada y nos quejamos con el mismo réferi y nos dará la razón a los dos porque no se apegan a las reglas mundiales de comercio”, concluyó.

FUENTE: UNIRADIO