3 acciones para desarrollar resiliencia en cadena de suministro

45

Uno de los factores que en la actualidad diferencia e impulsa a las empresas es su capacidad de adaptación y recuperación ante los posibles riesgos que afecten el curso normal o cotidiano de su cadena de suministro.

Desarrollar resiliencia en la cadena de suministro es un camino que pocas compañías a nivel mundial han emprendido, a pesar de que los riesgos son mayores y onerosos.

DHL Resilience360, una división especializada en este tema del operador logístico Deutsche Post DHL, tiene en el radar más de 150 categorías de riesgos a los que se pueden enfrentar las cadenas de suministro y la tendencia va al alza.

“Vimos un incremento en la cantidad de incidentes que hubo el año pasado (2018) específicamente en México”, dijo Alejandro Alfaro, Analista de ciencia de datos de DHL Resilience360, en entrevista con T21.

Esta unidad especializada de la firma alemana publicó en abril pasado su Informe Anual de Riesgos, en donde recopiló los principales de ellos a los que se enfrentan las cadenas de suministro a nivel mundial.

Su objetivo es prevenir a las empresas de no caer en situaciones que compliquen sus actividades enfocadas a la cadena de suministro.

Pero la prevención inicia desarrollando prácticas internas con un enfoque específico a detonar la resiliencia en toda la organización y otros actores relacionados.

Alfaro enumera tres acciones concretas. La primera es incrementar la transparencia de la cadena de suministro, es decir, conocer de dónde provienen los productos (insumos), quiénes son los proveedores directos e indirectos de estos, así como identificar cuáles son los puntos críticos en el transporte de las mercancías.

Como segundo punto, el especialista mencionó que las empresas deben conocer cuáles son los riesgos a los que están expuestos los nodos logísticos, desde problemas generados por cambios en el tiempo atmosférico o situaciones sociales.

“Conocer específicamente dónde se encuentran situados y cuál es su perfil de riesgo, cuáles son los principales riesgos que enfrentan cada uno de estos nodos es muy importante para la toma de decisiones”, dijo.

Una vez concretado este “perfil de riesgos”, el tercer punto tiene que ver con dar seguimiento o monitoreo de esos riesgos, es decir, mantenerse alerta de los incidentes lo más cercano al tiempo real con la información más actualizada posible, utilizando medios digitales e incluso redes sociales.

Alejandro Alfaro está convencido de que, manteniendo estas prácticas, las empresas serán capaces de desarrollar una efectiva resiliencia en sus cadenas de suministro para afrontar los riesgos, y que si estas mismas se extienden hacia un mayor número de actores, el efecto será multiplicador.

FUENTE: T21