Aguacateros de Jalisco, con afectaciones menores por cruce fronterizo

23

Los productores están atentos a la situación, toda vez que en el 2018 Jalisco exportó 90,000 de las 140,000 toneladas producidas.

Guadalajara, Jal. Pese a que la producción de aguacate de Jalisco no se exporta hacia Estados Unidos, sí atraviesa ese país en su trayecto hacia Canadá, por lo que el retraso que se presenta en el cruce de mercancías en la frontera norte del país constituye un riesgo para el sector.

“Si bien no exportamos a Estados Unidos, sí exportamos a Canadá y todo pasa in bond, es decir, cruza Estados Unidos vía terrestre para llegar a Canadá. Entonces sí nos afecta esta situación de los retrasos en los cruces fronterizos”, admitió el director de la Asociación de Productores Exportadores de Aguacate de Jalisco (Apeajal), Ignacio Gómez Arregui.

Añadió que la afectación por el retraso en el cruce de mercancías no ha sido grave, puesto que ésta es la temporada de más baja producción de aguacate, y aclaró que es esa misma la razón por la que el fruto sigue aumentando su precio.

“Sin embargo, nos encontramos en la época de menor oferta de aguacate. Es la época de menor disponibilidad de aguacate y ésa es la verdadera situación por la que el precio se ha disparado”, mencionó el director de Apeajal.

No obstante, los productores exportadores del fruto están atentos a la situación, toda vez que en el 2018 el estado exportó 90,000 de las 140,000 toneladas producidas.

De acuerdo con Apeajal, del total de las exportaciones que se envían a 21 países, el principal consumidor es Canadá, con 35% del total, y a decir de su director todo el fruto que se exporta a ese país “va vía terrestre y cruza in bond Estados Unidos”.

Para este 2019, la proyección del sector es producir 160,000 toneladas y exportar 110,000, es decir, los exportadores aguacateros prevén un crecimiento en el comercio exterior de 22.2 por ciento.

“Hasta donde yo tengo entendido, sí ha habido retrasos en los embarques en los cruces fronterizos de Estados Unidos. Sin embargo, no ha sido algo que hasta hoy afecte significativamente, esto hablando por Jalisco”, puntualizó Gómez Arregui.

Advirtió que si persisten los retrasos en el cruce de mercancías de México a Estados Unidos, una vez que aumente la oferta de aguacate, sí podría haber un problema para el sector.

Según el director de Apeajal, el crecimiento de los mercados internacionales sigue acelerando como resultado del aumento en el consumo per cápita.

Después de Canadá, los principales países consumidores de aguacate jalisciense son Japón, con 25% de las exportaciones, y los países europeos como Francia, España, Holanda, Alemania, Italia, Inglaterra, Portugal y Bélgica, que en conjunto constituyen 30% de las exportaciones del fruto.

El resto del comercio exterior, 10%, se realiza con países de Centro y Sudamérica, Medio Oriente y Hong Kong.

De acuerdo con el director de Apeajal, los meses de marzo y abril representan la curva descendente en el ciclo de producción del fruto, y el poco que se cultiva se envía al extranjero para cumplir compromisos de exportación.

Jalisco es el segundo mayor productor de aguacate en el país, sólo después de Michoacán. Tanto productores como autoridades continúan negociando con Estados Unidos para que autorice la exportación a ese país del fruto que se cultiva en Jalisco.

Rigor

Según información del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) de Occidente, la política migratoria del gobierno de Donald Trump, que aplicó mayor rigor y revisiones exhaustivas en la frontera con México para evitar el ingreso de centroamericanos a Estados Unidos, redujo hasta 35% el personal de aduanas que estaba encargado de atender el cruce de mercancías.

El presidente de Comce de Occidente, Miguel Ángel Landeros Volquarts, manifestó que la reducción de personal provoca desde la semana pasada un cuello de botella en los cruces fronterizos, donde los camiones cargados con mercancía tardan entre ocho y 12 horas para ingresar a territorio estadounidense.

Indicó que del total de exportaciones a Estados Unidos, entre 60 y 70% sale a través de carretera.

FUENTE: EL ECONOMISTA