Boom mezcalero tiene un culpable: las nuevas generaciones

170

El mezcal ha ganado terreno en el extranjero y la demanda de la bebida va en un marcado ascenso.

Sólo de enero a octubre de este año, el valor de las exportaciones ya superó en más de 26 por ciento al registrado en todo 2017, de acuerdo con cifras del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI).

En los primeros 10 meses del año se exportaron más de 43.9 millones de dólares de la bebida, lo que se traduce en 6 millones 532 mil 514 litros. Adicionalmente, si en noviembre y diciembre se igualaran los números de exportación del año pasado, se estaría cerrando el 2018 con más de 50 millones de dólares de exportaciones, un alza superior al 45 por ciento.

El mezcal tiene una tendencia igual a la del tequila, lleva algunos años atrás por el propio conocimiento del producto, pero sin duda no es de sorprender que haya un crecimiento tan fuerte… cada vez hay mayor demanda (de mezcal), y es un producto muy bien recibido, no sólo en México, sino a nivel internacional”, dijo Francisco de Rosenzweig, exsubsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía y socio de White & Case.

En los primeros 10 meses del año, dentro de los países que más consumen mezcal destaca EU, quien en este periodo compró más del 86 por ciento del volumen (litros) total exportado, según cifras del SIAVI.

En segundo lugar el país más comprador de la bebida es Francia, seguido de China, España y Canadá.

Hay un crecimiento “de productores, envasadores, comercializadores y exportadores asociados en el Consejo Regulador de Mezcal, éramos 360 asociados en el 2012; en el 2017 se cerraron con mil 50. De las marcas, en 2012, éramos 277 (en México), y ahora vemos 647 marcas de mezcal que nos repartimos tanto nacional como internacional”, dijo Ricardo Pérez, director de la marca de mezcal “Las Garrafas”.

De acuerdo con el directivo, el “boom” de la bebida en el exterior se debe a que las nuevas generaciones buscan productos nuevos con una producción orgánica y artesanal.

FUENTE: EL FINANCIERO