Conservar prestaciones y no despedir personal, piden sindicatos del INBA a las autoridades

207

Trabajadores de la coalición de sindicatos del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) piden a las nuevas autoridades del instituto conservar sus prestaciones y no hacer  despidos masivos como ocurrió en el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

 

Hasta el momento, a los sindicalizados sólo les adeudan un beneficio de 2018 – 2,600 pesos anuales para compra de lentes -, el resto de las prestaciones no se les ha quitado; sin embargo, las autoridades han comentado que podrían estar en riesgo porque no están registradas ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dice Alejandro Vázquez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Sntinbal) en entrevista con Factor Capital Humano.

 

“Si buscamos un clima de paz y reconciliación entre los trabajadores y el instituto, como lo dijo la directora general (Lucina Jiménez), un punto básico para llegar a ello es el cumplimiento de todos los acuerdos que tenemos y que históricamente se nos han otorgado, firmados o no ante la Secretaría de Hacienda, se han venido ejerciendo”, sugiere Vázquez.

 

Las prestaciones como bonos de puntualidad y asistencia o prima por antigüedad son las que están en riesgo, según los agremiados.

 

Si estos acuerdos laborales se acaban, los trabajadores sindicalizados – de base – estarían viendo una reducción de hasta 40 por ciento de sus ingresos mensuales, advierte Francisco Albarrán, secretario general del Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Sinitinbal)

 

Las cinco organizaciones que integran la coalición de sindicatos del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura agrupan alrededor de 7,500 trabajadores administrativos y docentes, que perciben sueldos mensuales de 7,000 a 22,000 pesos.

 

Ambos líderes sindicales rechazan que la mayoría del presupuesto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura se use para pagar las prestaciones de los trabajadores.

 

En el Inbal contratan servicios de mensajería que podría hacer personal de base. También invierten en renta de equipos de cómputo  y vehículos para funcionarios. “No estamos en desacuerdo con la política de austeridad, siempre y cuando se respeten los beneficios que se han obtenido para los trabajadores”, aclara vázquez

 

“La institución se conforma de una estructura de mandos medios de confianza, de honorarios, de Capítulo 3000 y Capítulo 1000, no todos somos de base”, apunta Albarrán.

 

En algunos centros de trabajo los nuevos jefes que vienen de la iniciativa privada quieren que los empleados trabajen horas extras sin pagarlas, acusa el secretario general del Sntinbal.

 

FUENTE: EL ECONOMISTA