EU inicia primera disputa laboral con México bajo el T-MEC

152

La queja se da por violaciones al derecho a la libre asociación en una planta de GM en Silao, Guanajuato.

Estados Unidos pidió a México que revise la supuesta negación de los derechos de los trabajadores en una planta de camiones de General Motors en el centro de México, la primera vez que Washington inicia por sí mismo una disputa laboral bajo el T-MEC.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, pidió a México que revise si a los empleados de las instalaciones en Silao, Guanajuato, se les niega el derecho de libre asociación y negociación colectiva, dijo la Oficina del Representante Comercial de EU en un comunicado emitido este miércoles.

“El uso del T-MEC para ayudar a proteger la libertad de asociación y los derechos de negociación colectiva en México ayuda a los trabajadores tanto en casa como en México, al detener una carrera hacia el fondo”, dijo Tai. “También apoya los esfuerzos de México para implementar sus recientes reformas a la legislación laboral. Felicito al gobierno mexicano por intervenir para suspender la votación cuando se dio cuenta de irregularidades en la votación“.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social informó en abril que anuló una votación liderada por un sindicato en la planta después de descubrir que boletas no utilizadas habían sido destruidas. Cuando solicitó al sindicato que entregara para inspección los votos que ya habían sido emitidos,, el sindicato se negó, de acuerdo con un informe preliminar de la dependencia.

El martes, México aseguró que hará que el sindicato repita la votación laboral y se comprometió a garantizar las condiciones adecuadas para una elección libre y secreta. La secretaría apuntó que reforzará los mecanismos de observación y otras medidas para impedir que la empresa, el sindicato o el personal externo se inmiscuyan en la votación.

La política comercial de la administración Biden se centra en los trabajadores y en hacer cumplir los compromisos existentes por parte de los socios de EU. Los demócratas y los sindicatos estadounidenses hicieron de las normas laborales sólidas y los mecanismos de aplicación para México una demanda clave para dar su apoyo al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, que entró en vigor en 2020.

Según el mecanismo laboral de respuesta rápida del T-MEC, el primer paso es que Estados Unidos presente una solicitud para que México revise si hay una negación de derechos e intente abordar cualquier problema que encuentre.

Si los países no pueden acordar que el problema se ha resuelto, EU puede solicitar el establecimiento de un llamado panel laboral de respuesta rápida para determinar si se negaron los derechos de negociación colectiva.

Tai ordenó al Departamento del Tesoro que suspenda la liquidación final de las cuentas aduaneras relacionadas con las entradas de mercancías de las instalaciones de GM en Silao.

El martes, tres legisladores estadounidenses le escribieron a la directora ejecutiva de GM, Mary Barra, pidiéndole detalles sobre el papel de la compañía automotriz en lo sucedido y si la empresa se comprometerá a garantizar que los votos futuros se verifiquen de forma independiente.

El fabricante respeta y apoya los derechos de sus empleados a tomar una decisión personal sobre la representación sindical y cooperará con el gobierno de Estados Unidos y la Secretaría del Trabajo para proteger la integridad del proceso, dijo en una respuesta enviada por correo electrónico a preguntas.

“GM condena las violaciones de los derechos laborales y las acciones para restringir la negociación colectiva. No creemos que GM haya estado involucrado en las presuntas violaciones o que a los inspectores aprobados por el Gobierno se les haya negado el acceso a las instalaciones, y hemos contratado a una empresa externa para realizar una revisión independiente y exhaustiva”, explicó.

La acción de Estados Unidos sigue a la información que recibieron a través de una línea directa confidencial y está destinada a complementar los esfuerzos de México en el asunto, no a implicar al Gobierno mexicano en ningún delito, declaró a periodistas un funcionario de la Oficina del Representante Comercial de EU.

El Gobierno de México tendrá 10 días para responder.

La administración Biden se ha comunicado con GM sobre el tema, dijo otro funcionario de la oficina, sin proporcionar detalles.

FUENTE: EL FINANCIERO