Gobierno quiere ‘darle la vuelta’ al déficit comercial. ¿Lo logrará?

83

Bancomext y Nafin buscan impulsar las exportaciones para reducir el déficit comercial de México con el mundo. Especialistas ven puntos positivos en esta estrategia, pero también riesgos.

El intercambio comercial es una de las actividades económicas más relevantes para cualquier economía, y la mexicana no es la excepción.

México tiene una sólida red comercial y de puertas abiertas, que se extiende a 13 pactos comerciales con 52 economías o países del mundo, a los que se suman acuerdos para la promoción con 32 naciones y otros más sobre protección de inversiones. Además, México es miembro de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Sin embargo, el valor de los productos que México importa es mayor que los que se envían a otros países, es decir, tiene un déficit comercial. Por ello, el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomex) y Nacional Financiera (Nafin) por impulsar los envíos de mercancías nacionales al exterior.

En septiembre, el valor de las exportaciones de mercancías fue de 37,222 millones de dólares, la cifra representó una caída de 1.3% respecto al mismo mes del año pasado, como consecuencia de una reducción en las exportaciones petroleras de 29.3%. Mientras que las importaciones alcanzaron un valor de 37,338 millones de dólares 1.8% menos en su comparación anual, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En tanto, la balanza comercial de México registró un déficit de 116 millones de dólares en septiembre, menor en comparación con el déficit de 301 millones de dólares en el mismo mes de 2018. En los primeros nueve meses del año la balanza comercial presentó un superávit de 2,687 millones de dólares, frente al déficit de 10,223 millones de dólares del mismo lapso de 2018.

Eugenio Nájera Solórzano, director general de Bancomext y Nafin, ha dicho que, durante la administración de Andrés Manuel López Obrador, la apuesta de la banca de desarrollo se orientará a financiar a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), para lo que invertirán recursos por hasta 690,000 millones de pesos.

Lo anterior, de acuerdo con el funcionario, la estrategia del gobierno federal consiste en financiar más la cadena productiva, aumentar el contenido nacional, las exportaciones y buscar la sustitución de importaciones.

Estrategia puede desarrollar a algunas empresas mexicanas…

Para algunos especialistas, la idea puede ayudar a fortalecer las cadenas de producción en México, y aumentar el valor a agregado de los productos manufacturados en el país, y que podría ayudar a impulsar el desarrollo interno de algunos componentes de la economía.

“La meta es interesante, pero hay que hacerlo con cuidado porque, si se limita la compra de productos del exterior, pueden ocasionar que se encarezca la cadena productiva y las exportaciones mexicanas sean menos competitivas en un entorno mundial de globalización”, dijo Alejandro Saldaña, gerente de análisis económico del grupo financiero Ve por Más.

La iniciativa de la banca de desarrollo abre la oportunidad de que los productos manufacturados en México cuenten con un mayor contenido nacional en la medida en la que se incremente el valor agregado, y esto tendría un efecto positivo, dado que, aumentarán los salarios, el consumo y se fortalecería el sector interno de la economía, de acuerdo con los especialistas

“Es correcto que se busque que el país tenga una mayor capacidad productiva sobre todo de mayor contenido tecnológico. El plan puede ayudar a desarrollar empresas en México”, dice José Luis de la Cruz Gallegos. Actualmente ocupa el cargo de Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico

Sin embargo, también existen riesgos. En este sentido, Guillermo Barba, editor el boletín de inversiones Top Money Report, comentó que este modelo de comercio exterior es inviable ante el sistema de intercambio comercial que impera en el mundo.

Para el economista, en caso de dar pie a una política de sustitución de importaciones, sería darse un “balazo en el pie”, ya que la única manera de que funcionara sería a través de la imposición de algunos candados que provocarían el encarecimiento de algunos productos para los compradores mexicanos.

“Vamos a sustituir productos que en otros países salen más baratos y eso es una tontería. La única manera sería imponiendo restricciones al libre comercio y, si se ponen cuotas o aranceles a importaciones de otros países, lo que se va a provocar es un encarecimiento de los bienes porque no se van a dejar de demandar y el consumidor va a pagar el sobreprecio”, comentó Barba.

…pero existe un riesgo

Las exportaciones alcanzaron un valor total de 344,226 millones de dólares de enero a septiembre de este año, cifra que representa 3.34% más que en el mismo el año pasado. En tanto, el valor total de las exportaciones fue de 341,834 millones de dólares, 11.91% más que en el mismo periodo de 2018, cuando su valor fue de 305,447 millones de dólares.

La idea de los funcionarios al frente de la banca de desarrollo es que México pueda dar vuelta al déficit comercial, y aunque por ahora hay un debilitamiento en las importaciones como un efecto de la debilidad de la economía, el programa para impulsar a las pymes para sustituir las mercancías que México compra no tendría impacto en el crecimiento, de acuerdo con Guillermo Barba.

El efecto positivo se vería en las empresas que se benefician de estos apoyos. Con esta iniciativa, no vamos a ver cambios en la balanza comercial de México o que se reduzcan importaciones; no va a haber un impacto como el que el gobierno espera”, aseguró el economista.

FUENTE: ALTO NIVEL