Con el TPP México puede corregir la plana del TLCAN

661

CIUDAD DE MÉXICO —La puesta en marcha del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) se encuentra en etapa de receso que se prolongará por lo menos dos años, pero mientras tanto México puede aprovechar el tiempo para negociar en condiciones más favorables, aseguran especialistas consultados.

Al congreso y al presidente de Estados Unidos aún les queda pendiente aprobar el acuerdo; sin embargo legisladores de ese país advirtieron que no lo abordarán hasta que pasen las elecciones presidenciales de noviembre en ese país.

“El acuerdo no quedará oficializado antes de dos años. Aunque recientemente Estados Unidos manifestó su disposición a que se concrete el TPP, este no podrá ser ratificado hasta que hayan pasado las elecciones y se adecue”, comenta en entrevista Juan Manuel Ferrón, socio líder de asesoría en PWC Hispanoamérica.

Pero si bien la puesta en marcha del TPP está a la expectativa de lo que suceda en Estados Unidos, los otros países participantes como México, deben usar esta oportunidad para hacer los ajustes legales que les permitan aprovechar los beneficios, comenta Luis Rubio, socio de la consultora Jones Day.

“Algo que se debe resolver es que muchas compañías mexicanas que pudieron obtener ventajas del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) no lo hicieron. El enorme reto que tenemos ahora es el desconocimiento de las empresas sobre los acuerdos, y si no los conocemos y no aplicamos lo que ya se conoce  y no sabemos manifestarnos a tiempo, estaremos desperdiciando una herramienta muy útil”, advierte el especialista.

Mercado de 800 millones de personas

Como se sabe, el TPP es una propuesta de libre comercio que incluye a 12 países: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Darussalam,  Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, quienes aportan 40% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y representan un mercado de 800 millones de personas.

Este acuerdo busca la liberación de cerca de 18,000 aranceles en total, y en el caso de México, el convenio incluirá unas 12,000 fracciones arancelarias.

Las exportaciones que México realiza a los otros países que formarán parte del TPP suman 337,000 millones de dólares (mdd), los cuales representan 85% de las exportaciones totales del país, refiere un análisis realizado por la empresa de consultoría KPMG.

En cuanto a las importaciones, la proporción equivale a 59% de todas las compras que hace México de bienes extranjeros.

Contrabando, tema prioritario

A decir de Eugenio Salinas Morales, presidente de la Comisión de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin), todavía existe confianza en que el gobierno de Estados Unidos apruebe el TPP y este pueda consolidarse a finales del año en curso.

Sin embargo, advierte que todavía quedan pendientes por resolver en México. “Lo que sigue es la agenda interna de la nueva política industrial. Algunos conceptos ya avanzaron en las industrias del acero, calzado y textiles, entre otras, pero hay que poner cuidado y hacer una mayor auditoría del comercio exterior: entiéndase evitar prácticas desleales, ya que el contrabando es una tema de mayor sensibilidad para el sector manufacturero”, explica el representante empresarial.

México debe entender qu4ad12197fb2ddf77ad14723020430a70e es competitivo en aquellas actividades manufactureras de mano de obra calificada -como las industrias automotriz y aeroespacial- en las que puede ganar más con el TPP, añade Juan Manuel Ferrón.

“También es importante consolidar los acuerdos como el TLCAN y el acuerdo del Pacífico con Colombia, Perú y Chile, porque México se puede convertir en el líder que logre la unión de procesos de productos conjuntos en esas naciones y volverse un mejor oferente y aprovecharlo en un mercado tan grande como es Asia”, comenta.

Urge diversificar clientes

Al final, explica Felix Boni, director general de análisis de la calificadora HR Ratings, aunque existe una posibilidad de 50%-50% de que el acuerdo pueda concretarse, si México quiere aumentar su participación como un jugador comercial independiente -sin depender tanto de Estados Unidos- debe hacer las modificaciones necesarias en su sector industrial para lograrlo ahora.

“Lo que es un hecho es que, si se da el TPP, México sí o sí tiene que participar en este tipo de acuerdos. Si nuestro país quiere ser un jugador global, no sólo socio de Estados Unidos, no puede quedarse afuera de esto”, afirma Felix Boni.

Fuente: