“México desea el T-MEC, pero no a cualquier costo”

103

Moisés Kalach, el coordinador de los empresarios en las negociaciones del nuevo tratado comercial, afirma que Estados Unidos pide “muchas cosas que son totalmente inaceptables”.

El sector empresarial mexicano apoya al gobierno federal para lograr la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en los Congresos de los países miembros , sin embargo, no puede alcanzarse “al costo que sea” para México, aseguró Moisés Kalach en entrevista.

“Lo que queremos es que se apruebe, pero con el tratado correcto. Nuestra preocupación es dejar muy claro y cerrar filas con el gobierno mexicano que esto no es a cuesta de lo que sea y que hay muchas cosas que son totalmente inaceptables”, agregó el integrante del Cuarto de Junto y coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCENI).

Jesús Seade , subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), se reunió con el sector empresarial mexicano a su regreso de Estados Unidos, donde recibió un documento con peticiones para modificar algunos puntos del T-MEC firmado por los tres gobiernos en noviembre de 2018 en Argentina.

“No estábamos esperando que esto llegara con propuestas tan extremas. Entonces, estamos dispuestos a sentarnos a acomodar ciertos valores, ciertas cosas, en algunos de los temas”, dijo Kalach.

“Llevamos los tres últimos días haciendo un análisis muy detallado, desde que regresó el subsecretario Seade con el texto, de cuáles eran las cosas aceptables y cuáles no. Hemos dedicado, con todo el equipo técnico de Cuarto de Junto, muchas horas de trabajo”, agregó.

“En el sector privado cerramos filas con el gobierno mexicano, dándole soporte al subsecretario Seade para asegurarnos que esto llegue a buen puerto”, sostuvo el negociador.

En ese sentido, desde la iniciativa privada señalaron al subsecretario Seade los puntos que, consideran, pueden enriquecer el acuerdo comercial y de aquellos que consideran “totalmente inaceptables”, pues vulneran la soberanía del país.

Sin ahondar en detalles de lo que en la iniciativa privada no está dispuesta a negociar porque podría ser “contraproducente contra la negociación misma”, Kalach comentó que, “por ejemplo”, Estados Unidos busca enviar inspectores extranjeros para verificar el cumplimiento de la ley laboral en México.

“El cumplimiento de las leyes laborales en México se hace valer por el gobierno mexicano”, sostuvo.

Entre los puntos que han visto positivos para negociar, añadió el integrante de Cuarto de Junto, uno tiene que ver con corregir el proceso administrativo para que los paneles de solución de controversias se puedan implementar.

“Ese es un ejemplo de algo positivo que estamos dispuestos cambiar, que beneficia a los tres países y que hace un mejor tratado en general. Lo que no estamos dispuestos es en aquellos que nos quieran pasar un costo adicional”, insistió.

Al preguntar sobre fondos para implementar los cambios que pide EU en el acuerdo comercial, Kalach explicó que este tema no se ha abordado. Solo se habló del financiamiento para el Banco de Desarrollo de América del Norte (NAF Bank), banco de desarrollo cuya idea viene desde el NAFTA original. “nada más hay un compromiso de proveerle recursos, pero fuera de eso no hemos hablado de un tema de fondeo”, dijo.

“Sabemos que el gobierno mexicano ha transparentado el presupuesto para la implementación de la nueva reforma laboral, pero ese fue un tema totalmente mexicano, fue compartir con nuestros socios comerciales la estructura del presupuesto interno”, explicó.