México revierte caída en sus exportaciones de autopartes a EU

117

El resultado implicó un cambio de tendencia, puesto que este indicador cayó en los dos meses previos: 0.9% en enero y 9.1% en febrero; el crecimiento al primer trimestre del año es de 5.3%.

México revirtió en marzo una tendencia negativa en sus exportaciones de autopartes a Estados Unidos, de quien es su principal proveedor mundial.

En ese mes, las ventas externas de partes automotrices de México al mercado estadounidenses totalizaron 5,988 millones de dólares, un crecimiento de 28.6 por ciento.

Con ello, estas exportaciones escalaron 5.3% en el acumulado del primer trimestre, a 15,939 millones de dólares.

Para México los resultados han implicado un cambio de tendencia, puesto que este indicador cayó en los dos meses previos: -0.9% en enero y -9.1% en febrero.

En los últimos años, el país ha evolucionado desde su enfoque inicial de maquila para convertirse en una potencia en la industria automotriz global, creando nuevas oportunidades a proveedores nacionales e internacionales de componentes y servicios que contribuyeron al rápido desarrollo de este sector.

Pero más recientemente, la pandemia de Covid-19 afectó a la industria de autopartes mexicana, con una caída anual de 13.9% en sus exportaciones al mercado estadounidense en 2020 y su peor comportamiento al interior de esa secuela en abril (-86.9%) y mayo (-81.8%) en ese año.

El sector de autopartes y automotriz de México se ha visto impulsado por la presencia productiva de las principales empresas ensambladoras de vehículos del mundo, incluidas General Motors, Ford, Chrysler, Volkswagen, Nissan, Honda, BMW, Toyota, Volvo, Kia y Mercedes-Benz.

Los resultados operativos de las empresas de autopartes dependen principalmente de los niveles de producción de automóviles y camiones ligeros.A su vez, los volúmenes de producción de los ensambladores de vehículos generalmente están alineados con los niveles de ventas de vehículos y, por lo tanto, se ven afectados por cambios en dichos niveles.

Aparte de los niveles de venta de vehículos, los volúmenes de producción suelen verse afectados por una variedad de factores, que incluyen: condiciones económicas y políticas generales; interrupciones laborales; acuerdos de libre comercio; valores de moneda relativos; precios de las materias primas, y cadenas de suministro, entre otros factores, de acuerdo con la empresa Magna International, quien opera plantas de producción de autopartes en México.

Además, Covid-19 ha tenido un impacto en los volúmenes de producción de vehículos, incluso a través de órdenes obligatorias para quedarse en casa que restringen la producción, elevado ausentismo de los empleados e interrupciones de la cadena de suministro, como actualmente ocurre con la carestía de chips semiconductores a nivel global.

Con ese entorno, México incrementó su participación de mercado en marzo de 2021, puesto que las importaciones totales de autopartes a Estados Unidos escalaron 25.9% en ese mes, a 15,106 millones de dólares, mientras que el dinamismo de México fue de 28.6 por ciento. No obstante, el crecimiento correspondiente de México (5.3%) en el acumulado del primer trimestre de 2021 estuvo por debajo del alza de las importaciones estadounidenses de autopartes en el mismo lapso (7.6%), según datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

FUENTE: EL ECONOMISTA