Migración golpea flujo de carga y enciende focos rojos en frontera

37

La crisis migratoria en Centroamérica y el tráfico de drogas provocaron que Estados Unidos modificara los mecanismos de seguridad en las aduanas fronterizas con México, decisión que afectó el cruce de mercancías por autotransporte entre ambos países.

A finales de marzo de 2019 Estados Unidos anunció la reubicación temporal de hasta 750 oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés), lo que hasta ahora ha retrasado las operaciones, principalmente en aduanas de El Paso, Tijuana y Nuevo Laredo provocando pérdidas económicas para ambos países y el encarecimiento de algunos productos, entre otras consecuencias que podrían agravarse si continúan este tipo de restricciones.

“El 3 de abril mandamos algunas unidades a formarse a las 3:30 de la mañana en El Paso, ese día nos dieron las 11:00 de la noche, casi 20 horas después, la oficina cerró y no alcanzamos a cruzar. El operador se quedó a dormir ahí para no perder su turno y a las 7:00 horas del otro día entramos a la aduana mexicana y salimos de la americana a la una de tarde”, cuenta Manuel Sotelo, Delegado de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) en Ciudad Juárez.

Aquella vez, las filas de camiones en algunos cruces fronterizos alcanzaron los 15 kilómetros y un promedio de 20 horas en lograr pasar. En un mes las pérdidas económicas sumaron alrededor de 200 millones de dólares (mdd) sólo en Juárez, comenta el delegado de esa zona.

En tanto, Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, sostiene que México debe contener el flujo migratorio por su territorio, pagar el muro fronterizo y detener el tráfico de drogas, de lo contrario, advirtió sobre el cierre total de grandes secciones de la frontera y la imposición de aranceles de 25% a los vehículos importados, cuando el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) sea ratificado.

Por otro lado, cientos de migrantes llegan todos los días a la franja fronteriza entre ambos países, por donde el autotransporte cruzó 33 mil 600 millones de dólares en carga en febrero pasado, según datos del Buró de Estadísticas del Transporte (BTS, por sus siglas en inglés).

Asimismo, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó desde abril pasado que, “en el primer bimestre de 2019, México se ubicó por primera vez en la historia como el principal socio comercial de Estados Unidos. El valor de las exportaciones e importaciones entre ambos países ascendió a 97 mil 418 millones de dólares”.

MARCHA HORMIGA, DAÑO COLATERAL

Algunos de los problemas más visibles durante el primer mes de contingencia por el reacomodo de los oficiales aduanales, fueron el transporte de alimentos y vehículos nuevos, que se exportan en grandes cantidades a Estados Unidos, lo que tuvo repercusiones en gastos extraordinarios, incumplimiento de contratos, inventarios atípicos, modificación de rutas y la necesidad de crear puentes aéreos, alegan empresarios.

“Tuvimos que marcar prioridades de acuerdo a los clientes porque transportamos productos como legumbres, frutas, lechugas, apio que requieren temperaturas en promedio de 33 grados (fahrenheit), entonces dimos prioridad a mercancía que iba a los centros de distribución de San Antonio y Houston, en Texas, otros iban más lejos como a Atlanta”, cuenta Federico Rodríguez Aguilar, Responsable de cruces de Autotransportes Alanís.

Para Autotransportes Romedu, firma establecida en Matamoros, Tamaulipas, dedicada a la industria automotriz, esta situación le ha generado atrasos con sus clientes del país vecino del norte, ya que no pudieron cumplir con la entrega de mercancías a tiempo

“El aprovechamiento de los camiones no se tuvo, no estuvimos a tiempo en los siguientes embarques que tenían que haber ido y regresado a cargar los siguientes, pues ya no se hizo. Tuvimos que usar más equipo o no se pudo hacer”, comparte Laura García Mejía, Directora General de la firma transportista.

Pero el flujo lento de la carga en la frontera norte no pegó sólo al autotransporte, también al sector industrial. De acuerdo con Luis Hernández, Secretario General del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y manufacturera (Index), estima que de abril a mayo la contingencia dejó un boquete de 17 millones de dólares por día.

“Lo que vimos es la punta de iceberg porque se van a empezar a almacenar muchísimos productos y no quisiéramos que este almacenamiento se traduzca en que tengamos que bajar los niveles de producción”, alerta.

Otros industriales optaron por realizar puentes aéreos y enviar carga por tren o vuelos chárter, “hay productos perecederos que afectan su vida de anaquel por esta situación y por ello se comenzaron a realizar los puentes aéreos, también para refacciones automotrices. Esta es una opción logística pero representa sobrecostos aproximados de más de 100 mil dólares”, destaca Felipe Peña, Presidente de la Comisión de transporte de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

ALERTA CONSTANTE

Al 13 de mayo aún no se alcanzan los niveles más óptimos en los cruces fronterizos. En El Paso, “de un promedio de dos horas que hacíamos para pasar, ahora andamos entre cuatro y cinco, ya se ha regularizado bastante, sabemos que todavía no se regresa el personal que se designó para atender a los migrantes”, comenta el delegado de Canacar en Ciudad Juárez.

En Tijuana, el representante del Index comparte que de 800 camiones rezagados al inicio de abril, ahora hay un promedio de 450 por día sin cruzar. “Lo que vemos es que la aduana mexicana nos ha apoyado bastante en abrir más carriles y en la seguridad. La situación que tenemos ahora es que el CBP sigue con la restricción de recursos. Todavía no estamos del otro lado pero sí hemos, avanzado”, destacó.

Por su parte, el gobierno mexicano ha informado que mantiene el diálogo con las autoridades estadounidenses para evitar el mayor daño posible al flujo de mercancías entre ambas naciones y al mismo tiempo sostener una relación de “mutuo respeto”, indicó la cancillería mexicana desde que inició el conflicto en la frontera.

En tanto, el 8 de mayo pasado, en el marco de la visita de Marcelo Ebrard, titular de la SRE, a Washington D. C., la dependencia informó que “se llevará a cabo la reunión del Comité Ejecutivo Bilateral para la Administración de la Frontera en el Siglo XXI, los próximos 22 y 23 de mayo en la Ciudad de México. En la reunión se discutirán los retrasos en los cruces fronterizos y se buscará alcanzar acuerdos que permitan solucionar la actual situación”.

Con información de Enrique Duarte Rionda e Irais Alejandra García Morales.

FUENTE: T21