Prenden alarmas por autopartes en TLCAN

351

Monterrey— Las nuevas reglas de contenido regional para vehículos y componentes, pactadas por México y Estados Unidos, generarán complicaciones y mayores costos en las cadenas de suministro, advirtieron especialistas en aduanas y comercio exterior.

José Alberto Campos, especialista en temas aduaneros y socio de la la consultora Sánchez-Devanny, explicó que, además del cambio de proveedores y contratos de transporte y logística, los fabricantes de componentes (Tier 2) que surten a proveedores de las armadoras (Tier1) deberán certificar que todos los insumos que utilizan son fabricados en México y/o en Estados Unidos.

Actualmente, dijo, muchos de estos insumos son elaborados con materiales de países asiáticos y que los fabricantes de ellos van contrarreloj para conseguir nueva proveeduría mexicana y/o estadounidense y así mantenerse como eslabones de la cadena.

Destacó que otra de las complicaciones que enfrenta ahora la cadena de suministro es la falta de información, por parte de la Secretaría de Economía, de los documentos específicos que deberán exigir y tener listos para garantizar que los insumos que usaron no son de países distintos al del TLCAN.

“Ahorita hay componentes que en México se fabrican con plásticos chinos, cableado de Corea y circuitos japoneses, por ejemplo, y ahora habrá que sustituirlos por materiales que cumplan con el origen y todo lo que se tiene ahorita de contratos y costo va a cambiar y el impacto dependerá de cada empresa”, expuso Campos.

“Y la otra es cómo documentar esto, es decir, que son nacionales. Hay que tener nuevos proveedores, nuevos costos de logística y que todo esté debidamente documentado, de ahí que van a haber complicaciones y aumentos en costos. El principal problema va a ser para las autopartes”.

El nuevo acuerdo entre México y Estados Unidos establece tres categorías de autopartes y cada una de ellas deberá cumplir con un mínimo de contenido regional.

Julio Rodríguez, presidente de la consultora AJR Capacitación, especializa en comercio exterior, refirió que frente al escenario de complicaciones y mayores costos que se avizora para los fabricantes nacionales, es urgente que el Gobierno mexicano dé a conocer, a través de ProMéxico, los textos finales de las negociaciones.

Ello con el propósito de que los fabricantes visualicen en qué aspectos no cumplen y, en consecuencia, empezar a diseñar un plan de nueva proveeduría nacional y a la vez revisar nuevos costos de transporte y logística.

Ambos señalaron lo anterior en entrevista luego de su participación en el foro Proveedor Automotriz 2018, organizado por el Cluster Automotriz de Nuevo León y al cual asistieron fabricantes de componentes automotrices de varios Estados.

En el mismo, gerentes de compras de autopartes de John Deere, Caterpillar y Giant Motors, armadora china instalada en México, consideraron que las empresas de autopartes en el país tienen amplias posibilidades de convertirse en proveedores de ellas.

FUENTE: EL DIARIO DE JUÁREZ