Renacimiento de las cadenas de suministro

225

La globalización como la conocíamos hasta el inicio de este año se encuentra gravemente fracturada. El actual sistema de producción y las cadenas de suministro de todas las industrias viven el momento más desafiante de su historia.

Empresas y gobiernos alrededor del globo han sido afectados, sin distinción, por la drástica interrupción de las actividades económicas y sociales en los primeros cinco meses de 2020. Un solo virus ha sido el protagonista de la mayor disrupción mundial y las consecuencias todavía están lejos de conocerse.

En las últimas dos décadas se presentaron algunas adversidades para el correcto funcionamiento de las cadenas globales de valor -desde los atentados terroristas del 9/11, conflictos bélicos regionales, otras epidemias “menores” como la del SARS (2003), hasta desastres naturales -inundaciones (Tailandia, 2011) y terremotos o tsunamis como el que provocó el accidente nuclear en la planta de Fukushima, Japón (también en 2011)- los cuales han ido sensibilizando a los sectores público y privado para desarrollar e instalar mejoras en la gestión de riesgos y su evolución; pero cierto relajamiento en esta vigilancia y administración tomó por sorpresa a más de uno.

“Muchas personas veían estas disrupciones como algo muy localizado en una geografía o muy específico en una industria”, dijo María Rey-Marston, Managing Director en Accenture, durante un webinar organizado en conjunto con el Consejo Nacional de Ejecutivos en Logística y Cadena de Suministro (Conalog).

Además, ante su revelación a principios de año en China y la rápida propagación del COVID19 (nuevo coronavirus) entre los países, “muchas organizaciones no tenían cadenas de suministro preparadas, había cadenas de suministro muy rígidas, muy lentas, con poca capacidad de monitorear impactos en simuladores”, indicó.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

Esta situación contrasta con la tendencia que había prevalecido entre algunas empresas desde hace ya varios años sobre desarrollar robustez y resiliencia (adaptación a los cambios en el entorno) en sus cadenas de suministro.

FUENTE: T21